Es una pregunta que nos atormenta a todos los que queremos conseguir ganancias con poco esfuerzo y sin salir de casa. Pero lo cierto es que requiere de mucho esfuerzo y sobre todo, de saber qué hacer.

Por eso, en esta oportunidad vamos a darte algunas claves que, si las sigues verás que vender en internet será eficiente y más sencillo de lo que crees.

¿Cómo vender en internet?

¡Elige el mercado!

Esto es algo que debes estar cansado de escuchar, pero presta atención: elegir el mercado se trata de escoger un sitio donde haya un gran volumen de personas que estén dispuestas a comprar constantemente.

Para ello, debes aprender todo lo que puedas sobre las necesidades de estos clientes (si son clase alta, media, baja, si son cristianos, ateos, si su mayor volumen de compras es de ropa, artículos para el cabello, etc).

¡Cuidado con las ideas revolucionarias!

Seguro has pensado en un servicio único o producto original y quieres venderlo. Detente un momento y piensa ¿tienes competidores en el mercado? Si la respuesta es no, las probabilidades de que fracases son amplias.

No decimos que tu idea no pueda funcionar, sólo que es muy difícil que lo hagas ya que no tienes un mercado: para tenerlo necesitas compradores y competidores.

¡Tu lugar de trabajo!

Sí, sabemos que la mayor ventaja de trabajar por internet es el ahorro en el dinero del transporte, ya que estamos en nuestra propia casa. Pero no te dejes engañar.

Igual necesitarás arreglar un sitio para que sea tu cuartel de operaciones, en especial si a medida que el tiempo pasa tus ventas van aumentando.

Tarde que temprano tendrás que construir u obtener una oficina, ya que ahí podrás tener todo organizado. Pero sobre todo, también necesitarás un ‘cuartel general’ por llamarlo de alguna manera, en la web.

Para esto lo mejor es un blog o una página web, ya que nos permitirá realizar marketing, redactar artículos y colocar hipervínculos.

Simplemente no existirás en el buscador de Google y no habrá manera de que tengas presencia ni tráfico web.

Algunos extras.

Ahora bien, algo clave es que tengas otras fuentes que te permitan aumentar tu flujo de tráfico web y que éstas que sean muy cualificadas, como Facebook Ads o algún calendario editorial.

Contrata un software que responda de forma automática a todos tus correos.

Finalmente y para terminar, presta atención a tu página de ventas. No olvides que lo importante no es la cantidad de visitas, sino la cantidad de clientes. Ahora que ya sabes esto ¡empieza a vender en internet!

Recuerda que  realizar un buen posicionamiento web asegura tu negocio.

Categorías: General